jueves, 24 de abril de 2008

Yo confieso.

Tengo pánico de madurar y por fin un día volverme monogámica y patéticamente estable.
Dios me libre de que eso pase, porque si no, que será de mi padecimiento, quién velará por él?

6 comentarios:

Guillermina dijo...

¡Jajajaja!Es que el amor implica compromiso amiga mía. Hay que llevarse todo el kit: los mimos, las salidas, las flores, los mensajitos de amor, los e-mails románticos, las salidas a cenar y al cine..., pero también el compromiso de conocer al otro y aceptarlo con sus defectos y virtudes, el crecimiento d ela relación, el afrontarlas dificultades juntos...No caigas en la trampa, que el no madurar tiene su precio...y muy caro: el vacío, la soledad y la mirada del otro que si bien a uno no debería importarle tanto, llega a ser molesta porque en el fondo sabemos que no elejimos el camino correcto: por cómodos y por ser un tantito cobardes.
Tenés mucho para dar ¿Por qué no compartirlo con ese otro que en algún lugar te está aguardando? El compromiso no es la carcel, sino la oportunidad de crecer juntos cada día, ayudandose a enfrentar lo que sea desde lo más sencillo a lo más dificil. Luego vas a ver que al final del camino, cuando veas todo lo que aprendiste te vas a sentir mucho más felíz que si te hubieras quedado "tirada en el sillón"

Guillermina dijo...

Gracias por tomar "virtualmente mates conmigo" con tus relatos ingeniosos pero llenos de verdades.

Marina dijo...

Gracias Guille, te cuento que ya no me resultan tan repulsivas las palabras: estable y pareja en la misma frase!, en eso estamos.

Guillermina dijo...

Bueno, menos mal. Recién hace un rato, llego del otro colegio. 1º grado...es un reality re bizarro. lo peor de mí lo ves ahí.
¡Qué desastre!

mery dijo...

Antes que nada, felicitarte por este espacio tan rico que creaste para expresarte,tenes todo para conseguir lo que queres... asi que como te decia hoy, es solo cuestion de perseverancia.
Por otro lado, "yo tambien confieso" que tengo el mismo miedo que vos, y dia a dia trato de enfrentarlo. no es fácil, para nada, más para personas como nosotras que valoran tanto su independencia, pero llega un punto en el que te das cuenta que no todo es tan dificil. es cuestion de entregarse y un poco y no racionalizar tanto las cosas, es bueno en ocasiones, dejarse llevar y animarse a vivir cosas nuevas, porque de todo se aprende y como suelen decir: ..." el que no arriesga no gana"...
un beso grande y mis disculpas por la redaccion, que evidentemente, no es lo mio, ja!

Marina dijo...

Gracias Mery, estoy tratando de cambiar mi paradigma amoroso, es hora de dejar el drama y pasar a otro género más divertido, pero no por eso (espero) efímero.