martes, 29 de abril de 2008

Cabos sueltos.

I
Domingo de pascua. Estábamos en cba todavía con mi hermana, fui a visitar a unos amigos que me hice por medio de un blog, ese día estaban pintando, caímos con facturas para el mate. Todo era entusiasmo y alegría. De repente mi hermana va al baño y la otra gente no sé donde se metió. Me quedo sola en el medio del patio, cuando el espacio se vuelve silencio mi cabeza se activa sola, alguien desde el techo me pregunta: ¿y, se quedan mucho más tiempo? "hasta el lunes" respondo, "nos vamos el lunes a la noche". "Lo bueno dura poco, en cambio con lo malo..., no hay mal que dure 100 años ni cuerpo que lo resista, pero yo conozco algunos males que peinan canas decía mafalda". Se ríe, "no es así, lo bueno también dura", quiero tener fe y le digo, "al menos debería haber una regla que indique que por tanto malo te toca tu proporcional de lo bueno". "No es todo malo ¿sabés?", me sonríe y sigue pintando. De dónde sacará sus convicciones la gente, esto no cierra pienso.
II
La sensación de arena entre los dedos, las ideas que flotan en el aire y se nos ocurren a todos por igual, el resto que se me adelanta y me hace un boicot amparado en mi talón de aquiles, la voluntad que me sobra y la fe que me escacea. La perseverancia que me levanta y la desilución que me hace brotar una alergia, anginas con placas y ahora, gripe otra vez. Mi cuerpo que no entiende el nuevo rumbo que le imprimo a mi destino y se resiste y se resiente. Pero mejor que salga para afuera y no que se quede adentro. Esto me hace ruido pienso, pero al menos ruido armónico (otra vez el oxímoron), como si quisiera esbozar por fin los acordes de una nueva melodía.
III
Estoy en la cama tapada hasta las orejas escribiendo estas líneas. Ayer lo llamé a mi papá para decirle que estaba con fiebre, que me viniera a visitar y que me trajera las "dorins" (son unas pastillitas chiquitas con forma de corazón que vienen en una cajita toda trabajada que parece artesanal) y un paraguita de chocolate.
Acaba de sonar el timbre, escucho su silbido característico, Juanito se me adelanta, él entra, viene corriendo al cuarto, trae una bolsita, "mirá, la chica del quiosco de acá me dijo que no trae seguido las "dorins" porque no se venden, te traje gotitas de amor y el paraguitas" ¿Cómo estás ratoncito?, me abraza, lo abrazo, "gracias ". Esto es lindo, muy.

1 comentario:

Guillermina dijo...

¡Las Dorin´s!¡Qué recuerdos! Es cierto, que la cajita era preciosa. los paraguitas siguen saliendo. son eternos. el tema es que mis nuevas golosinas son los Torroncitos, los alfajores Ser o los de marca "Maizales"las barritas de cereal, y las míticas chocolinas fueron remplazadas del trono de los favoritos por las "Frutigran".
Yo creo que lo bueno y lo malo tienen una duración similar, lo que pasa e sque como nos afecta el "tiempo psicológico" pareciera que lo malo dura más porque es lo que nos hace sufrir y no vemos las horas de que pase enseguida.
Vos fijate que la hora y media que padezco con 1º grado se me hace eterna, mientras que en otro de mis cursos en el nivel medio, esa misma cantidad de tiempo se pasa más que volando.
Vos te pareces a mí, somatizás. Teníamos que ser librianas...en busca permanente del equilibrio y de la armonía. Felíz día para mañana. Besotes